Diferencia entre Marihuana, Cáñamo y CBD

El Cáñamo y su prima más “sexy”, la Marihuana, provienen de la especie Cannabis Sativa.

Durante miles de años, los humanos han cultivado selectivamente plantas de Cannabis. Algunas de estas plantas fueron criadas por su potencial medicinal y psicoactivo. Estas son las conocidas como plantas de Marihuana, cuyo contenido de THC (psicoactivo) es naturalmente alto.  Otras plantas de Cannabis como el Cáñamo, se cultivan para usar sus fibras o semillas en la fabricación de alimentos, suplementos, productos para el cuerpo, textiles, entre otros. Sus niveles de THC son muy bajos.

Hoy en día, el Cáñamo es conocido por su uso en la creación de productos de CBD.

En Estados Unidos, la Marihuana se define como cualquier planta de Cannabis Sativa que tiene más de 0.3% de THC. El THC, abreviatura de Tetrahidrocannabinol, es el principal compuesto psicoactivo en el Cannabis. Las plantas de Cáñamo se definen como cualquier planta de Cannabis que tenga 0.3% o menos contenido del compuesto psicoactivo THC.

Tanto el CBD como el THC tienen atributos terapéuticos significativos. A diferencia del THC, el CBD NO hace que una persona se sienta “drogada” o intoxicada, esto se debe a que el CBD y el THC actúan de diferentes maneras, en diferentes receptores del cerebro y el cuerpo.

En comparación con la Marihuana, el Cáñamo es menos químicamente diverso y carece de la combinación robusta de Terpenos medicinales y Cannabinoides secundarios, que se encuentran comúnmente en el Cannabis con alto contenido de resina. Estos compuestos interactúan con CBD y THC para mejorar sus beneficios terapéuticos.

En la actualidad, los científicos y médicos de todo el mundo están probando y confirmando las propiedades terapéuticas del CBD, una sustancia segura y no adictiva. El CBD es uno de los más de cien «Fitocannabinoides», que son exclusivos del Cannabis y le confieren a la planta su robusto perfil terapéutico.

El hecho de que el CBD es terapéuticamente potente, no intoxicante, y fácil de tomar como un “Aceite de CBD”, lo convierte en una opción de tratamiento atractiva.  La mayoría de los pacientes utilizan Cannabis porque no tienen otra opción o porque han descubierto que funciona mejor que la medicina convencional sin el riesgo de efectos secundarios.

Aplicaciones medicinales del Cannabis incluyen el tratamiento de:

  • Glaucoma.
  • Crisis epilépticas.
  • Cáncer.
  • Reduce la ansiedad.
  • Reduce el progreso de la enfermedad de Alzheimer.
  • Alivia el dolor de la esclerosis múltiple.
  • Alivia posiblemente otros tipos de espasmo muscular.
  • Disminuye los efectos secundarios del tratamiento de la Hepatitis C y aumenta la eficacia del tratamiento.
  • Tratamiento de enfermedades inflamatorias del intestino, incluyendo la enfermedad de Crohn.
  • Molestias artríticas.
  • Temblores en personas con la enfermedad de Parkinson.
  • Trastorno por Estrés Postraumático (TEPT).
  • Ayuda a proteger el cerebro después de un accidente cerebrovascular.
  • Alivia las náuseas de la quimioterapia y estimula el apetito.
  • Ayuda a reducir el consumo de alcohol.
Referencias
Lee, M.A.Cannabis Oil vs. Hemp Oil. [www.projectcbd.org]. Disponible en https://www.projectcbd.org/cbd-101/cannabis-oil-vs-hemp-oil [Abril 2020].
Gleichmann, N.Hemp vs. Marijuana: Is There a Difference. (Sep. 02, 2019)[www.analyticalcannabis.com]. Disponible en https://www.analyticalcannabis.com/articles/hemp-vs-marijuana-is-there-a-difference-311880  [Abril 2020].
Gabrielová, H.Cáñamo vs. Marihuana.[www.fundacion-canna.es]. Disponible en https://www.fundacion-canna.es/canamo-vs-marihuana  [Abril 2020].